1 de April del 2018

¿EL LAVADO DE CEREBRO, ES POSIBLE?

¿El lavado de cerebro es posible ?


 

Aunque te sientas independiente y en control de tu propia vida, todos estamos bajo algún nivel de lavado de cerebro, ya sea al seguir una ideología o las costumbres de tu familia o un grupo de amigos.

El lavado de cerebro puede definirse como una influencia social tan fuerte que cambia la forma de pensar, actitudes y acciones mediante la persuasión y uso de elementos psicológicos de forma invasiva, ya sea mediante un líder carismático o propaganda capaz de cambiar la forma de pensar en contra de la voluntad de la persona, pero sin que ésta lo note.

 

 

 

Existen lavados de cerebro casi inocentes y otros más graves; una marca, partido político o candidato puede modificar nuestro accionar, mientras que sectas y líderes extremadamente carismáticos, pueden tomar un control absoluto de nuestra vida.

¿Cómo lavar el cerebro de una persona?

El lavado de cerebro, al menos en su forma negativa y la que nos asusta, se da manera invasiva y, ello se realiza aislando a la persona para romper su identidad.

Generalmente, se separa la persona de su ambiente y se la somete a condiciones extremas: hambre, frío, sueño. La idea es atacar sus necesidades básicas, libertad, relaciones sociales y creencias, hasta que finalmente la persona termina quebrándose.

Una vez que se quebró a la persona y se le despojó de su identidad, comienza el proceso de adoctrinamiento. Quien o quienes le están lavando el cerebro, van insertando nuevas costumbres, comportamientos y creencias, modificando además el ambiente que rodea al individuo.

El lavado de cerebro, se realiza en dos pasos:

  1. Quebrando a la persona, ya sea mediante la aplicación de tortura física o psicológica, haciendo que se sienta culpable y aislado. Luego se muestra un poco de piedad, entregándole un privilegio menor. La persona, termina sintiendo culpa por su identidad anterior (sin saber cuál era). Una vez que se quebró, llega el adoctrinamiento.
  2. Al estar completamente quebrada, la persona renace mediante nuevas creencias y una identidad que se le impone mediante un bombardeo de propaganda dirigida y pensada para que la persona la tome como una forma de salvación personal.

 

Ver también: El polémico Síndrome de Estocolmo

¿Es posible recuperarse del lavado de cerebro?

Al pasar por un proceso de lavado de cerebro, se le despoja a la persona de su identidad para construir una nueva, pero eso no significa que la anterior desaparezca, sino que queda guardada en el inconsciente.

Al intentar recuperar a la persona, liberándola del ambiente de control en que estaba inserta, se trabaja mediante técnicas psicológicas que le permite reencontrarse consigo mismo.

El lavado de cerebro es más exitoso en aquellos que tienen una personalidad débil, son de baja autoestima y tienden a dudar sobre sus acciones y decisiones. Los líderes de cultos suelen elegirlos.

Personas de personalidad fuerte, asertiva y con gran confianza en sí mismas se resistirán con mucha fuerza a un proceso de lavado de cerebro.

En los ejércitos, se entrena a la personas con técnicas para resistir el lavado de cerebro, en caso de caer como prisioneros por parte del enemigo.