17 de March del 2017

LAS TERAPIAS ACTIVAS SON MÁS EFECTIVAS QUE LA PASIVAS. SI QUIERE VENCER SUS PROBLEMAS TIENE QUE SEGUIR Y TRABAJAR PAUTAS DE SU TERAPEUTA "Que no nos den pan por tortas"

Es importante saber que las terpias y psicoterapìas que mejor funcionan son las activas, en las que el paciente se implica, sigue las pautas marcadas por el psicólogo y poco a poco se va dando cuenta que va cambiando y mejorando hasta llegar a los objetivos terapéuticos propuestos de mejora. Muchas veces la publicidad, el no querer hacer esfuerzo, el miedo a hacerlo mal, nos hace buscar terapias pasivas: Hipnoterapia como única vía de curación (cuando es una herramienta más que tiene que estar asociada a otras intervenciones como la reestructuración cognitiva o la relajación activa), la medicación con el" me tomo un antidepresivo o un ansiolítico y tema solucionado" o un masajito cuando lo que tengo que aprender es a no pensar negativamente cosa que  producirá no tensarme muscularmente y no contracturarme. CUIDADO CON LAS TERAPIAS PASIVAS, NO SUELEN FUNCIONAR COMO ÚNICAS TÉCNICAS. SI PODEMOS UTILIZAR MEDICACIÓN, HIPNOPTERAPIA, REALIDAD VIRUTAL O MASAJES como herramientas complementarias y buenas, pero es importante añadir terapias completas basadas en la evidencia cientificamente comprobadas y efectiva. TENEMOS QUE SER CLIENTES DE UNA TERAPIA Y NO PACIENTES y buscar psicólogos colegiados, "Que no nos den pan por tortas"

El siguente articulo nos lo aclara:

El paciente, en latín, el antónimo de paciente es “agente” o “que actúa”. El llamado paciente es alguien, según la etimología, que espera a que su enfermedad sea curada de forma pasiva y con paciencia.

Cliente” por su parte, proviene del latín “protegido o que se apoya” y se usaba para designar las relaciones de ayuda entre los clientes y los patricios en la antigua Roma. El cliente era apoyado por el patricio en sus comercios, era tratado como de la familia, pero el patricio tenía un nivel jerárquico mayor, igual que en el caso de la terapia: el cliente es tratado con respeto, pero entra en una relación asimétrica. No estaba, sin embargo, el cliente romano atado a la relación, la cual podía romperse cuando el cliente lo deseara. De igual modo, en una relación terapéutica el cliente, etimológicamente, tiene un papel activo y es apoyado por el terapeuta en su deseo de cambiar. El paciente es pasivo y muchas veces su pasividad le lleva a esperar cambios desde fuera que no se dan. LOS CAMBIOS SIEMPRE IMPLICAN ACCIÓN - LAS TERAPIAS ACTIVAS MÁS EFICACES.