11 de April del 2017

5 TIPS PARA SUPERAR EL MIEDO Y LA INSEGURIDAD PERSONAL

¿Tienes miedo e inseguridades? 6 tips para romper con estos sentimientos negativos

Hace seis meses yo era una “bolsa” de inseguridad. Si me hubieses visto por fuera, hubieses pensado que era una persona bastante exitosa por mi edad. Aparentemente me iba bien en lo que hacía, tenía ofertas de buenas universidades, un empleo que me estaba ingresando a mis veinte tantos años que cualquier persona podría ganar en su vida, abdominales marcados, y una pareja de diez. ¿Qué más podría pedir una persona?

La felicidad no es el resultado de cómo los demás te perciben. Es el resultado de cómo te percibes tú mismo.

Por fuera, yo parecía ser muy exitoso, pero por fuera, era un desastre. Era insegura, constantemente buscaba aprobación ajena, y siempre pensaba que no era lo suficientemente buena.

Me di cuenta de lo mal que me sentía cuando rompí con mi pareja. Recuerdo decir una cosa que hizo que me diera cuenta del desastre que tenía dentro y de que tenía que cambiar. Dije, “tengo miedo”. Sí, tenía miedo.

¿Y si tuviese que hacer amigos y a ninguno le cayera bien? ¿Y si nunca iba a tener una pareja de nuevo? ¿Y si el resto de mi vida iba a estar sola?

Estos pensamientos, así como otros, me perseguían. Sabía que algo tenía que cambiar.

Cambia lo que piensas para cambiar tus emociones

Muchas veces nos sentimos inadecuados y, de alguna manera, no somos suficientes. Estos son los pensamientos que crean emociones de inseguridad y miedo. Las emociones no son el problema, estas son solo el resultado de pensamientos negativos. La imagen de “no soy suficiente” es un concepto de nuestra imaginación.

Es una creencia de nosotros mismos creada por la mente que concluye que “no somos lo suficientemente buenos para cumplir con los requisitos de la perfección”. Un paso para cambiar esto es reconocer que nosotros somos los que vemos nuestra propia imagen, y estar conscientes de esto, nos ayuda cambiar el punto de vista y es un comienzo que nos ayudará a cambiar lo que pensamos.

Cambiar “no soy suficiente” es más fácil cuando rompes la creencia de la perfección. Sin esta creencia ya no tienes con qué comparar “tu propia imagen”.

Hoy quiero compartir con ustedes algunos tips que me ayudaron a transformar mi vida, y seguramente también te ayudaran a ti.

1. Recuerdas que tú creas tu propia realidad

¿Conoces a Hellen Keller? La renombrada autora que fue ciega y sorda un poco después de haber nacido. A pesar de su desgracia, ella superó sus dificultades y protagonizó su camino en las páginas de la historia. El escritor Napoleon Hill describe como “su vida entera sirvió como evidencia de que nadie está derrotado hasta que la derrota ha sido aceptada como una realidad”. Los fracasos del pasado no te definen, de hecho te pueden llevar más cerca al éxito… si los dejas.

Para romper la barrera de pensamientos que contribuyen a tu inseguridad, James Messina (autor de “Herramientas para el Crecimiento Personal”) recomienda que te coloques en una posición vulnerable. Puede sonar aterrador, pero de allí es de donde puede venir el crecimiento. Salir de tu caparazón requiere dejar ir dolores pasados (real o imaginarios) y continuar con tu vida. Recompénsate por lo que eres y capitaliza tus fuerzas, atributos, habilidades y competencias.

2. Nadie espera que falles

Puede que tengas éxito en tu emprendimiento, o también puede que fracases en algún negocio. Lo cierto es que vivimos en un mundo inmenso, y solo representamos una ínfima parte de este. A nadie le importa tus éxitos o fracasos. ¡Eso es algo bueno! Eso significa que puedes perseguir tus sueños sin preocuparte de lo que piense la gente.

3. Haz lo que te gusta tú mismo

¿Has visto que la gente raramente va sola a un restaurante o al cine?

Me he dado cuenta de que a mí me ocurría lo mismo. No iba o no hacia cosas incluso si se trataba de cosas que me gustaran. Tenía miedo de ser juzgado. ¿Y si la gente pensara que soy un solitario sin amigos?

Después de estar consciente de esto, trabajé conmigo mismo para superar este miedo. Empecé a salir yo solo, ya sea a caminar, a comer a restaurantes, o hacer otras cosas en público.

Hacer las cosas por ti mismo te ayuda a no solo conquistar tus miedos y el miedo de ser juzgado, sino que también te ayuda a ser autónomo. Te ayuda a ser independiente y libre.

La analogía que me gusta usar es esta: tu estado emocional es vaso de agua. Para muchas personas sus vasos están por la mitad, y las personas de las que dependen emocionalmente llenan el vaso. Sin embargo, me di cuenta que el vaso siempre debería estar lleno. Debemos ser emocionalmente completos, y luego los amigos, la familia, y seres queridos, rebasan el vaso.

4. Sólo porque no te gusta el lugar en el que debes empezar, no quiere decir que no lo tengas que hacer

No somos perfectos y debemos saber que somos “nuevos” en todo comienzo. No tienes toda la experiencia del mundo cuando empezaste en tu primer empleo, no eras un escritor cuando empezaste a escribir tu primer libro. Mejor enfócate en lo que has aprendido, en lo que has logrado desde entonces. Alégrate porque lo hiciste, porque tuviste el valor de comenzar ese proyecto. En mi caso, me da gusto haber emprendido aunque no fuera bueno en todo al principio.

Los sentimientos de miedo e incertidumbre tienen una manera de hacerte sentir que no estás preparado o no tienes las capacidades necesarias. ¿Por cuánto tiempo vas a posponer lo que eres capaz de hacer sólo para seguir haciendo lo que haces ahora?

5. Aprecia

Es sorprendente como puedes tener todo lo que quieres y de igual manera estar triste, y el vecino que tiene menos está más feliz. La felicidad depende mucho de cuanto aprecias las cosas que tienes en lugar de la cantidad de las cosas que tienes.

Simplemente apreciar las cosas internas y externas juega un papel importante en hacernos sentir más felices y más contentos con el mundo que nos rodea.

6. El único fracaso real es no haber hecho nada en primer lugar

Todos nos enfrentamos a inseguridades, miedos, temores, incertidumbres, dudas. Pero el problema llega cuando permitimos que estos sentimientos negativos gobiernen nuestras vidas y dicten nuestras acciones.

En ese sentido, la simple decisión de actuar es tan frecuente que nos separamos de la gente. No necesitas ser perfecto ni el último refresco en el desierto en lo que haces, solo tienes que tener las ganas, la voluntad y la capacidad de decir: lo voy hacer.

Puedes disfrutar del éxito al hacer cosas que la mayoría de la gente evita poniendo excusas.

Autora colaboradora editorial de Capsel Castellón: Edith Gómez, editora de Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

twitter: @edigomben